lunes, 25 de febrero de 2013

Herencia


Tuvo que sentarse, no podía creer lo que veía; tanto dinero y era suyo!!! ¿De dónde había salido? Desde pequeña esa cuenta estaba a su nombre; sus padres no habían dicho nada nunca.
Recordaba el momento en  que se había ido de casa, mejor dicho su madre le hizo elegir; o estudiaba lo que ella le decía o se iba… Se fue, pasó necesidad, muchas veces se alimentó de pan y leche y no se arrepentía. Es cierto que no había conseguido ser escritora, pero no le desagradaba su trabajo y muchas veces fue su único refugio. En conseguir su sueño se rindió pronto; ahora creía llegado el momento de intentarlo. Primero debería curarse de la amargura que llevaba a cuestas como una mochila pesada. Con el afán de controlar su vida; su madre le dio una base de idiomas, eso sí trabajando y eso era una de las cosas que le agradecía.
La casa era suya, alguna joya y todo lo que tenía dentro ese lugar de tan mal recuerdo.  Vender la casa no debía ser difícil. Pensó que no le diría a su marido que la casa era suya, tampoco las joyas.  Con la cuenta personal de su madre ya tenía suficiente. Para el todo lo demás sería oficialmente para la iglesia. No    le remordía la conciencia en engañarlo.
Seguía pensando en la cantidad de dinero de esa cuenta, recordando vagamente que habían vendido la herencia de su padre, pero ¿todo se lo habían dado a ella? Y todo eso era de  de esa herencia? Siempre pensó que su padre no tenía nada más que su trabajo.
Ahora no necesitaba el dinero, antes si lo necesitó, pero sobrevivió  y estaba orgullosa.
No había sido buena hija, pero su madre tampoco fue buena madre y no quiso correr el riesgo de ser una madre igual a la suya. Claro que lo que más inclinó la balanza fue su marido; con ese no, nunca…
¿Dónde estaba su lugar en el mundo? Cuál era su rincón?
Tranquilidad, paz de espíritu; esa era su búsqueda por ahora.
El momento se estaba acercando, pero con tranquilidad; sin prisa. Esperaría un poco más, no mucho... 
R.M.

15 comentarios:

  1. No creo que espere mucho.
    Quizás ese dinero le permita alejarse de esa vida y poder alcanzar la tranquilidad y la paz de espíritu.
    Ojalá lo logre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que podrá alejarse y buscar lo que anhela, tranquilidad, armonía y la paz del espíritu. Tienes las herramientas necesarias para lograrlo.

    Besitos de luz

    ResponderEliminar
  3. Puede ser un final más o menos abierto... o una situación en que la cosa discurre sin solución de continuidad.

    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Reina!!!!
    No debería esperar nada, vender la casa, las joyas, coger todo el dinero de la cuenta y marcharse, alejarse de él, de su vida y construir una nueva donde encontrase la paz que necesita, donde pudiera ser feliz.

    Me ha gustado mucho, de verdad!!!!
    Un enorme abrazo con mucho cariño!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno un poquito más y la haré cambiar...
      Un beso

      Eliminar
  5. Quiza ese dinero le permita encontrar la tranquilidad que en su dia no tuvo,pero no le puede dar el amor que le faltó.

    ResponderEliminar
  6. Cuanto más espere.. más se arrepentirá después de no haber tomado ya la decisión...
    Hay cosas que si se alargan solo provocan más dolor...

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que incertidumbre, ante algo así hay que tomarse un tiempo para reflexionar, siempre se puede encontrar una solución, un escape, un camino...
    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¿Y si la herencia fuese precisamente una reconciliación? Un lo siento no te entendí, quizás ahora pueda ayudarte más que entonces.

    ResponderEliminar
  9. Leí una vez: la felicidad no se hace; se compra hecha. Lo entientes mi querida Reina? saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Me imagino que ahora más respaldada por el dinero de el paso de romper con todo y empezar de nuevo, el dinero no da la felicidad pero a veces ayuda a encontrarla.
    A ver que va hacer.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. El relato podría ser el de cualquiera de nosotros, aunque eso de disponer de una cuenta con una buena cantidad de dinero es más difícil,más bien un sueño jejeje.
    Reina está muy bien escrito, engancha y merece una continuación. Bss

    ResponderEliminar
  12. Que sensación de paz da recibir dinero aunque no lo necesite, para posiblemente gestar una venganza? Mmm jaja lo sabremos en l próximo capítulo.

    ResponderEliminar