sábado, 18 de mayo de 2013

Isabel yPablo

Isabel y Pablo se conocieron un mal día  (para Isabel) de Primavera, ya lo dicen que la sangre altera. La de Isabel se alteró mucho, tanto como para acostarse con Pablo. Esto no sería grave si no fuera porque ella buscaba el amor y Pablo  el amor no sabía lo que era, ni le interesaba lo mas mínimo  Aquí tenemos a nuestra amiga luchando contra corriente y sin saber nadar. Perdió esa batalla y no solo eso, se puso en situación de que la humillaran  y ¡¡¡ay,ay!!! una mujer a la que han humillado sin compasión es como un toro al que le ha picado una avispa; que cada vez que escucha un zumbido embiste...
Nuestro hombre es lo suficientemente joven como para ignorar  que no debe uno crearse enemigas innecesarias, que la vida da muchas vueltas. Y lo que ahora está arriba en cuestión de nada está abajo...
Y mas si estás fuera de tu tierra y no tienes amigos dignos de tal nombre; porque nuestro hombre está muy pagado de si mismo. La vida para Pablo cambió mucho y para peor y la de Isabel mejoró  mucho, ella creció como persona, por fortuna Pablo la dejó a tiempo. Descubrió por ejemplo; que polla todos tienen, incluso que muchos la saben usar para algo mas que mear. Descubrió que los hay  sensibles sinceros, divertidos... virtudes todas ellas que Pablo no tenía. Descubrió muchas cosas de la vida y sobre todo a no gastar pólvora en salvas...
Un buen día nuestra amiga estaba en un bar con unas amigas; con muchas risas y diversión. Por un momento sus ojos se encontraron con los de Pablo y hizo como si no hubiera visto nada mas que un desconocido, aunque, es  bien verdad que era un desconocido con el que había compartido alguna cosa..  Pablo se acercó  a la mesa claro y la saludó con mucha confianza, simpatía ... ¿Te conozco? - Soy Pablo, nos conocimos hace dos años, bla, bla... - Lo siento no te recuerdo - ¿no? como es posible? si fuimos novios  !!!! - Novios? jajajaja yo no he tenido novio todavía- ¿Puedo sentarme con vosotras?  Así quizás hagas memoria! no estoy senil todavía y no, no quiero que te sientes con nosotras, puedes marcharte por favor...
La noche para Isabel terminó  muy bien, se divirtió mas si cabe a costa de Pablo ¿Quién dijo que la venganza es mala? a ella le sentó muy bien esa pequeñísima ´´bromita`` !
Pablo en cambio terminó la noche borracho y con la cartera vacía, como le ocurría a menudo últimamente  y preguntándose ¿era ella? se había equivocado? 

8 comentarios:

  1. Odio las avispas.
    Y mucho más las avispas enanas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja.. Me encanta ese lado vengativo que tienes ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ya ves que no soy muy mala jajaja.
      Un beso

      Eliminar
  3. Me gustó. Hay tipos así, a los que una se regocija en una pequeña venganza.
    Muy buena historia, al menos la vida le dio la oportunidad de divertirse a costa del maldito.

    Un saludo.

    mariarosa

    ResponderEliminar

  4. Doy fe de que después de una o más humillaciones, no convertimos en "sansonas" sin necesidad de dejarnos crecer el pelo.

    Relato instructivo, besos.

    ResponderEliminar
  5. Olé¡ Pablo? quién demonios es pablo? decía un anuncio de la TV
    Bss, reina

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Yo lo que creo es que el Pablo ése era un capullo, pero es que si no lo creo después de leer lo que has escrito...

    Bah, si no hay respeto no hay nada. Por otro lado, ella se ha vengado, pero lo malo de la venganza es que luego le puede tocar a él vengarse. La venganza hay que guardarla para casos más graves :-)

    Saludote

    ResponderEliminar